Mindfulness para niños

 

La técnica de mindfulness es cada vez más conocida gracias a los beneficios demostrados que aporta tanto a adultos como a niños.

En Psicología se integra dentro de las intervenciones y terapias de tercera generación (TTG) de las llamadas Técnicas de Intervención Cognitivo Conductual.

Pero, ¿qué se entiende por mindfulness?

El término en español significa atención plena o conciencia plena y abarca la práctica antigua de la meditación así como la experiencia que de ella deriva: la conciencia plena que nos lleva a estar en el momento presente, sin juicios y con aceptación.

¿Qué beneficios tiene en los niños?

Con mindfulness los pequeños aprenden a relajarse consiguiendo un estado de bienestar y calma que les aporta, además, otras ventajas:

  • Promueve el desarrollo integral del niño
  • Mejora la concentración, memoria y aprendizaje
  • Consigue atención plena 
  • Ayuda a tener mayor confianza en sí mismo
  • Reduce el estrés
  • Aumenta la creatividad
  • Desarrolla la conciencia de sí mismo y esto a su vez, le ayuda a tener mejor relación con el exterior aumentando la empatía y autorregulando su conducta
  • Mejora la salud en general

La mayoría de los expertos en mindfulness indican que para comprender el significado de mindfulness y conocer cómo puede transformar la vida la clave es la práctica, así que:

¿Cómo practicarlo con tus niños?

Te cuento que, aunque personalmente utilizo otras técnicas de liberación emocional, hasta ahora nunca he practicado mindfulness con mis pequeños pero me apunto a integrarlo poco a poco como hábito, ya que, aunque pueda parecer complicado meditar con niños, puede ser sencillo.

Para empezar, es fundamental buscar un lugar tranquilo y con una temperatura agradable. Luego, podemos hacer uso de audios como este de Yolanda Calvo, que me parece fabuloso. Es breve y tiene una forma de enfocarlo que despierta la curiosidad de los pequeños. Realmente me encanta.

¡Seguro que a muchos les gustará la idea de viajar a Tranquilandia!  😉

 

Y a vosotros, ¿qué os parece? ¿Habéis practicado con anterioridad mindfulness? ¡Contadme en los comentarios!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*